Los padres de Lucas Fernández Santos  denuncian que a su hijo se le recorta la dosis/kg que tenía pautada debido al coste de la medicación. Desde la Comunidad de Madrid justifican el ahorro proporcionando una excusa médica falsa; aludiendo a una toxicidad de la medicación que nunca se ha producido. La dosis de 40 mg/kg/semana que le salvó la vida a Lucas y que ahora se le recorta; se proporciona habitualmente en los centros pediátricos más especializados de Europa y EEUU; y está recomendada de forma explicita en artículos muy relevantes de la literatura médica para los casos más graves de Pompe infantil; en contra de la afirmación irresponsable de la Comunidad de Madrid, que la califica como “dosis mortal”, sólo para reducir el gasto médico de este niño.

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-05-06/los-recortes-ponen-al-limite-la-supervivencia-de-un-nino-madrileno-con-una-rara-enfermedad_1556653/